Menu

Silfredo de Jesus Camargo

Curriculum de Silfredo de Jesus Camargo

Silfredo de Jesús Camargo

Autobiografía de Silfredo de Jesús Camargo: capítulo 1

Silfredo de Jesus Camargo

Experto en marketing relacional.

Desde que me inicié en el mercado laboral supe que tener una buena relación en mi entorno me llevaría a tener  éxito.

Desde niño fui delgado y de bajo peso, a la edad de mis 13 años no había cambiado mucho esa fisionomía y mi primer trabajo, fue trabajar como cargador de bultos, bolsas, cajas y de lo que saliera en una plaza de mercado.

Inicialmente no tenía fuerza física, pero tenía una gran fuerza mental y fui buscando mi propio espacio basándome en la buena relación.

Sabía que si lograba llamar la atención de más personas a mi entorno estaría más cerca del éxito. Siempre escuché decir a mi profesor de grupo lo siguiente: ella preguntaba ¿porque en la escuela un niño puede mejorar sus habilidades? Muchos respondíamos pensado en las habilidades propias de cada uno, pero al final la profe decía: porque tiene a personas especializadas en un tema específico traspasándote su conocimiento. Mientras otros entendían otra cosa yo sabía que el éxito era especializarse en algo para tener un crecimiento.

No sé si todos logren tener éxito si llegarán a especializarse, pero lo que si te  puedo asegurar que tendrían un crecimiento. Teniendo claro esto me pregunté ¿porque tengo que cargar cuanto bulto, caja o compra salga, porque no me especializo, y así la gente me verá diferente a los demás?

Después de esta auto pregunta todo cambio, y así hice; me especialice en cargar solo bultos de cebolla y así, con una especialización y una buena relación logre mi primer cargo como gerente a mis 14 años; gerenciar la bodega de uno de los mayoristas más grande de cebollas de la plaza y de la cuidad.

La persona que me contrató para genrenciar la bodega de cebolla en la plaza de marcado de Vallledupar se llamaba: Javier Maldonado.

No dure mucho en ese cargo, solo un par de meses, y aclaro: no por malo o porque no diera resultados, no, no por eso, al contrario; se iba creciendo y las ganancias habían mejorado. Pero cuando te haces una persona de relación no todas las relaciones que lleguen a tu entorno serán buenas.

Ahí no tuve una buena relación con un proveedor y terminó amenazando mi vida y me toco huir y dejar mi trabajo tirado, porque era mi vida o el trabajo, y bueno por algo estoy escribiendo esta historia.

Así que me llegaron un par de días de vacaciones forzadas, mi cuerpo descansaba pero mi mente no, un par de días después gracias a mis relaciones me salió un nuevo trabajo, solo que para mi era un trabajo fuerte, pero lo necesitaba, ya no vivía en casa, no tenía el respaldo de mis padres, porque me fui de mi casa a los 13 años y bueno producía o producía.

Recuerdas que te dije que siempre he sido una persona de bajo peso, “delgado”. El nuevo trabajo trataba de ayudante de albañilería. Era fuerte por el tema de hacer mezcla de cementos, cargar tanques de cementos, cargar latas de arenas, tumbar paredes y hacer paredes.

En el proyecto que trabaje como ayudante de albañilería se llama: universidad UDES de Valledupar.

Aquí hice lo mismo; me especialice e inicie una buena relación en mi entorno y lo más importante, llame la atención.

Ten esto claro; no sé si esto te lleve al éxito pero a mi me funciono, siempre logra que la gente se fije en ti, no seas uno más del mundo, hazte ver, hazte sentir, grita, dile al menudo aquí estoy yo éxito, mírameeee…

Bueno aquí en este duro trabajo donde mi amigo ya llevaba un par de meses y yo un par de días, pero yo, ya era el jefe almacenamiento, ya no cargaba peso, solo cargaba una tachuela para colocar en un tablero donde estaba: el nombre del trabajador y la herramienta que usaba.

Aquí incrementé mi relación, ya me quedaba más tiempo para hablar con más personas pero lo más importante,  me quedaba más tiempo para hablar con los ingenieros, arquitectos y contratistas.

Aclaro: eso no los hacía tener más importancia que las demás personas, pero si tenían conocimiento y créeme que el tipo de conversación personal que tienes con un ayudante de albañilería es muy diferente a la que tienes con un ingeniero, y entre más alimentaba mi léxico con nuevas palabras mejor relación tenía, ya que mejoraba me expresión verbal y mi expresión corporal.

Aquí también duré un par de meses y adivina porque??? Y aclaro una vez más, no por malo, solo porque en las relaciones que te llegan algunas serán buenas y otras no tan buenas. Aquí me volvieron amenazar nuevamente, un tipo me dijo: que me partiría mi cabeza en dos con una pala porque yo era un sapo, y todo porque él se estaba robando unas herramientas, cosa que yo no pude comprobar, pero él si comprobó que yo era un sapo jajajajajajaja (risa) pero bueno esa era parte de mi trabajo, no ser sapo, pero si resguardar las herramientas.

En fin, me tocó huir y dejar mi trabajo tirado una vez más,  pero quedaron las relaciones y eso para mi era lo más importante.

Aquí se viene nuevamente otras vacaciones forzadas de cuerpo más no de mente, aclaro; y este es otro consejo que te doy y no sé si a ti te funcione para tener éxito pero a  mi me funciono: jamás dejes de pensar y sobre todo, siempre piensa como ser el mejor, pero no cualquier mejor, no, “ser el mejor dentro de los mejores”, esto es ser diferente.

La autobiografía de Silfredo Jesús Camargo tiene 4 capítulos. Este que has leído es el 1: